¿Se pueden corregir los errores arbitrales en el mismo momento del partido?

bismark-yellow-cardSe ha hecho mucho ruido en los medios de comunicación extranjeros de rugby y se ha hablado mucho dentro del mundo del rugby sobre el error garrafal del árbitro Romain Poite en Auckland hace un par de semanas.

Esto ha hecho que los aficionados al rugby en Sudáfrica hayan querido reaccionar a los errores arbitrales cometidos últimamente, un factor que empujó Bryce Lawrence a retirarse del arbitraje después del Rugby World Cup 2011 en cuartos de final donde jugaban, también, los Springboks. Si le preguntas a un seguidor galés sobre la tarjeta roja de semi-finales para Sam Warburton en el mundial de 2011 o a un kiwi sobre la tarjeta amarilla que Wayne Barnes mostró a Luke McAlister en la RWC 2007, verás y notarás su indignación ante esos hechos.
Los árbitros son seres humanos y cometemos errores, pero estos se pueden solucionar rápidamente durante un partido. El juego ha respondido en los últimos años con diversos medios, tratando de darles herramientas para ayudar, pero el problema evidente aún no se ha resuelto, muchas veces los errores arbitrales han afectado al resultado final del partido, y una vez finalizado el match ya no se puede rectificar, y no seamos necios, el resultado es lo que importa.
La expulsión de Bismarck ha sido eliminada de su registro, el IRB ha dicho que Poite se equivocó, e incluso éste ha dicho reconocido su error. Por lo tanto, nada impide a Bismarck jugar en el siguiente partido, pero el resultado final no ha cambiado, los All Blacks ganaron el partido. Lo mismo ocurre con Bryce Lawrence, y todos los demás errores que ha habido en muchos partidos.
Es necesario remarcar que con esto no queremos decir que los Springboks han jugado frente a los All Blacks con Bismarck jugando limpiamente, ya que durante el partido fue expulsado con una tarjeta amarilla. Hay muchos errores arbitrales durante los partidos, pero estamos seguro que a todos jugadores, entrenadores, aficionados, expertos y árbitros les habría gustado tener una oportunidad para ver solucionado ese error durante el mismo partido y que no hubiese afectado en el resultado final del match.
Creemos que la búsqueda de una solución a esto tiene que centrarse en encontrar un mecanismo para asegurarse poder tener un arbitraje de la mayor calidad posible. Es inevitable que los árbitros cometan errores, dado el ritmo de juego, el aullido de la multitud, la presión de los equipos, y la cantidad de acciones que el cerebro de un hombre debe procesar y juzgar en tiempo real. Una gran cantidad de herramientas se han añadido al arsenal del arbitraje para tratar de mejorar la calidad de éste: el TMO, la mejora de los jueces de touch con los árbitros asistentes, el uso de la gran pantalla de reproducción, los cambios en las leyes, la capacitación, el escrutinio de los resultados, las sanciones por mal comportamiento hacia los árbitros cuando se producen en el descanso de los partidos, etc. Todo esto es bueno, y ha ayudado muchísimo al mundo arbitral, pero no resuelve el problema fundamental – si hay un claro error y no se rectifica, el resultado final del partido se verá o no “contaminado”.
Pensando en una solución, la única que se nos ocurre es preguntar al TMO si la infracción es la que es: alguna acción se que se ha pasado por alto, ha parecido más espectacular de lo que realmente era, si es tarjeta amarilla o sólo un simple golpe de castigo, etc… El único inconveniente de esta propuesta sería que el número de minutos de un match se vería considerablemente aumentado, por lo que habría que administrar de alguna manera el número de solicitudes que se pueden hacer al TMO, o encontrar algún mecanismo de gestión.
No sabemos si es la mejor solución al problema, pero está claro que es una entre un millón. Creemos que es un tema sobre el cual la IRB debe sentarse y darle solucion lo antes posible, así los equipos afectados no se sentirán engañados al terminar el partido, en ciertas ocasiones hay mucho en juego.
Ahora vosotros nos preguntaréis, ¿qué tipo de acciones pueden ser revisadas? Pues seguramente, las acciones que pueden ser sancionadas con tarjeta amarilla o roja. Pero lo que esta claro es que algo se debe de hacer para encontrar una solución a estos problemas. Es necesario encontrar la solución durante el partido y no después de los hechos, cuando ya lo único que puede pasar es una disculpa por parte del árbitro. Todos los sistemas que pueden ayudar a un árbitro a pitar mejor el partido y poder tomar las decisiones más correctas para no afectar al transcurso del partido serán bienvenidas por entrenadores, jugadores, aficionados, etc. Esperemos que la IRB se ponga manos a la lo antes posible.

Salud y rugby