Rugby a contracorriente

Fullback cangrejo recibiendo un pase.

Fullback cangrejo recibiendo un pase.

SILENCIO, A PALOS.

El tiempo avanza implacable hacia adelante mientras la humanidad, con complejo de iletrado cangrejo, lo hace hacia atrás. Seguimos en tiempo de pan y circo. Pan a base de masa precocida, congelada y finalmente mal cocida en horno de convección. Y el circo en el hemiciclo. Si por lo menos actuaran los leones de la puerta… En fin, así nos va.

 Y así nos va porque el tinglado se ha preocupado de vaciar nuestras almas y dejarnos sin liturgias. Unas veces nos las ha robado y otras, sedados y abobados, se la hemos entregado.

¿Caerá el mundo oval en esta trampa? ¿Estamos dispuestos a sacrificar ensayos por espectadores? ¿Somos conscientes de que podemos ser herejes de nuestra propia y noble liturgia? ¿Aceptaremos como animal de compañía partidos sin cerveza, o en su defecto con birra sin alcohol? ¿Admitiremos almuerzos de catering ricos en omega 3 y sin colesterol? ¿Queremos que el rugby sea un deporte de masas, o que por el contrario siga amasando cuerpos y espíritus?

 La semana pasada no quise mojar mi Tizona en tinta, porque el mundo del oval estaba en la picota. ¿Por qué? Por la dichosa haka del programa del insoportable Motos y por la final de la copa del rey en Zorrilla. Hoy, con la paz que da el haberlo reflexionado, en silencio, me permito hacer las siguientes apreciaciones ovales:

  • Crezcamos con sensatez y sin perder la esencia.
  • Cuidemos la liturgia del rugby.
  • Demos pasos firmes, sin preocuparnos por su longitud.
  • No caigamos en el relativismo que nos atenaza y que ha convertido otros deportes en espectáculos vacíos.
  • No hagamos del todo vale nuestro motor.

            Solo así seguiremos siendo un deporte de caballeros. Solo así nuestros clubes seguirán siendo comunidades, de aprendizaje y de fraternidad. Sólo así cada melé seguirá siendo una semilla de esfuerzo por un mundo mejor. Sólo así cada patada a palos será una pausa, un silencio que alimente la educación y el respeto. Sólo así cada ensayo nos hará crecer como personas. Solo así el mundo dejará de estar achatado por los polos y será cada vez más oval.

            Sigamos poco a poco, plantando semillas ovales desde la humildad. Dará frutos, seguro.

            Sueño que duermo y Pablo Motos lo convierte en pesadilla.

            Padres de familia: el rugby SI es deporte para niños.

  • Silencio.
  • ¿Por qué? Esto es deporte y hay que hacer ruido.
  • No, en una patada a palos, no.
  • ¡Pues menudo rollo!
  • Veo que no has entendido nada, pequeño saltamontes.

P.D. Di no a hakas con Pilar Rubio y sí a la final en Pepe Rojo.

@elcidovalador