The Big Red One – Guía nutricional para delanteros IV

The-big-red-oneEstá visto que mi labor profética en cuanto a historia, religión, mitología y humanística del Rugby tendrá que esperar. Es muy grande aún la necesidad de aclaramiento e iluminación en temas fundamentales de nutrición rugbística. El capítulo de hoy hará mención de los brebajes y potingues que algunos/as jugadores/as tienen por costumbre ingerir antes de jugar un partido o empezar un entreno. Hasta hace poco no le había dado importancia a tales prácticas, pero me encontré en un partido con unos “hechos desencadenantes” que seguidamente paso a relatar.

Siempre tratamos de llegar al terreno de juego con antelación, es bueno para la concentración y permite elaborar tácticas in situ en vista de las medidas y características del campo. Heme aquí acompañado de mi equipo que, en esos momentos, la vergüenza oculta su rostro y empiezan a repartir plátanos como preparación. De no haber sido de poliéster, me hubiera rasgado las vestiduras ipsofactamente. Voto al cielo que en ese momento sólo pude clamar con grande desconsuelo: “¿¡¿¡¿¡Dónde hay un equipo de Rugby, que hoy quiero jugar?!?!?” tal era mi deshonor al ver a mis compañeros compartiendo la herejía de comer fruta. Pardiez que a la vista de tanto tío feo, peludo y engullidor de plátanos no entiendo como Charles Darwin tardó tanto en formular su teoría de que el ser humano deriva del simio. No tardaron varias almas gemelas en hacerse eco del hecho y, en breves instantes, ya me hallaba degustando sabrosos “chipá” paraguayos ofrecidos, para mayor escarnio, por el equipo rival. Cierto es que en el Rugby sólo somos rivales durante 80 min. y en el terreno de juego, en aquellos momentos vi renacer la esperanza en un mundo mejor en el que los rugbiers preparen sus partidos alimentándose mejor. Desde estas líneas propongo a la IRB y al mundo rugbier en general que implante el “tiempo anterior”, donde ambos equipos se preparen para la competición compartiendo buenas viandas y mucha agua por lo de la deshidratación. Obviamente no se consumirá cerveza si se quiere estar en condiciones óptimas para jugar. Después cada mochuelo a su olivo y a concentrarse y calentar como está mandao. Esta práctica NUNCA deberá desplazar al Tercer Tiempo. Cabe mencionar la necesidad de fichajes argentinos, paraguayos, … para tener este ámbito bajo control, puesto que en lo concerniente al condumio se han manifestado como grandes iniciados, aprovecho para saludar a nuestro querido “Comando Argentino”, jugadores sin par a la vez que chefs de primera.
Después de esto pensé que ya no me quedaba nada por ver… craso error!!! El baile continuó en el vestuario cuando empezaron a desfilar, indecorosos envases cuyos contenidos, aseguraban sus consumidores, eran para mejorar el rendimiento en el partido… -Dioses!!! Exclamé. –Llevadme pronto!!!

Amosaver parroquia, que queden algunos puntos bien claritos; dice el evangelio en la carta de Eufrasio a los Cotiledones, página segunda, versículo quinto: “Donde no hay no busques, tontaco.”

Acaso pensamos que tomando potingues vamos a sustituir las sufridas horas de entreno? Creemos seriamente que inflándonos a cosas de esas vamos a ser mejores? Tenemos el nivel técnico y el fondo físico que tenemos gracias al entreno, solamente gracias a la constancia, al compromiso, a la perseverante dedicación a nuestro deporte. Existen pocas personas que puedan aumentar visiblemente sus capacidades tras la ingesta de pócimas y brebajes, unos son los galos de Asterix con la poción mágica (cuya fórmula se ha perdido en el tiempo y, por lo tanto, los descartamos) y también está Popeye, a quién poco crédito doy, puesto que se jarta de espinacas, sustancia de dudosa calidad alimenticia.

Pensad en lo que os metéis, oh gentes descarriadas!!! Queréis pasaros todo el partido con los ojos más saltones que Bob Esponja??? A todos aquellos que prueban los ambarinos líquidos ricos en minerales, pensad que posiblemente alguien se ha olvidado su muestra de orina para analizar… A todos aquellos que prueban los líquidos raros esos de color azul, ¿sabéis de donde procede? Seguro que es algún fluido de pitufo, pero, cual?, sudor no puede ser, puesto que son de plástico y el plástico no suda, sangre no puede ser, puesto que si tuvieran sangre azul no serian pitufos, serian reyes, tampoco puede ser orina, los pitufos no miccionan, os habéis fijado que viven en las setas? yo no he visto ninguna seta con inodoro. Que fluido puede ser??? Ahí lo dejo… Hacedme caso y renegad de tales actividades que no haces sino degradarnos como rugbiers. He visto actitudes tan pintorescas como la de estar apoyado en el quicio de la puerta del vestuario, con su bebida de marras en la mano, con cara de pistolero de spaguetti western en el saloon de Wichita, para después darlo todo… desde la grada!!! Ni siquiera estaba convocado!!! Supongo que lo haría para potenciar la voz y animar a su equipo. O los que me comentan que se hacen un cocktail de óxido nitroso… pero eso no es para mejorar la combustión de los motores de dos tiempos?!?!?!

En fin, no quiero calentarme más que ya bastante tengo. Muchachos, muchachas, sois muy jóvenes (y vuestros hígados y riñones también lo son) para meteros todas esas sustancias que, a la larga, nunca sustituirán un buen entreno o una buena sesión de video… aunque este sea de Rugby.

Afectuosamente
THE BIG RED ONE