Sentimiento por los colores

pasion-por-los-coloresCuando un jugador de rugby se pone la camiseta de su club o selección por primera vez, el sentimiento está a flor de piel, aunque cada una de las veces que repita ese gesto, sentimientos similares le invadirán al saber que está a punto de saltar al campo a luchar junto a sus compañeros: hoy hablaremos de lo que supone para un rugbier ponerse la prenda que más lo identifica. Hoy hablaremos del hecho de vestir la camiseta, la insignia de muestro club o nuestra selección, ese trozo de tela que transciende su uso primigenio para convertirse en parte de nosotros, en un trozo de piel.

Para cualquier jugador de rugby, vestir la camiseta de su club o selección nacional es todo un orgullo en la vida, sobre todo si ese rugbier se ha formado en las filas de ese club desde pequeño.

Cuando se pone la camiseta con los colores de su club por primera vez, a todo jugador le vienen una maraña de sentimientos, todos relacionados pero diferentes entre sí: solidaridad, compromiso, respeto, valor, sufrimiento, etc., por uno mismo y por el rival, hacen que todos estos sean los motivos que lo hagan luchar hasta el fin y hasta que sus fuerzas se vacíen en la cancha.

Cada club tiene sus colores, tiene su historia, todo esto viene impregnado en cada una de las camisetas que los diferentes jugadores de todas las categorías se ponen cada fin de semana para luchar en un campo. En cada institución puede que los sentimientos sean distintos, además, cada jugador puede sentir mil cosas diferentes a su compañero. Lo que sí estamos seguros es que si le preguntas a un jugador de rugby sobre su camisa y el sentimiento que le llega al ponérsela, éste será de orgullo, y es un sentimiento muy especial y que en algunos casos no se puede explicar, pero sí demostrar.

Los colores tienen que ser especiales, tienen que tener un sentido, tienen que ser fuertes y demostrar orgullo. Cada camiseta tiene que tener algo especial, algo que identifique a todas las personas de ese club que sea diferente a todas las demás, algo que haga que al mirarla se caigan lágrimas de orgullo, algo por qué luchar, algo por qué dejarse la piel junto a sus compañeros, algo por qué sacrificarlo todo, algo por qué vivir, algo por qué morir…

El sentimiento es eso que hace que cada jugador de los quince gladiadores, deje todas sus fuerzas en el campo hasta lo que no les queda por defender los colores de su equipo. Esas lágrimas, nervios, alegrías, sufrimiento, orgullo, respeto, etc. que tanto sienten cuando pisan un campo con la camiseta del equipo.

Para terminar, el rugby es un deporte en el que a pesar de estar dándose golpes durante 80 minutos, siempre es puro sentimiento. Todo lo que le rodea tiene un sentido y un significado para cada uno de los jugadores de la cancha. Está lleno de momentos irrepetibles e inolvidables para cada uno de ellos, que luchará por el orgullo de esos colores y de toda esa gente que estuvo, que está y que estará vistiendo esa camisa.

La camisa es sentimiento puro, es orgullo, es compromiso, es trabajo, es respeto,…

¿Y a ti, que sentimientos te embargan al vestir la camiseta de tu equipo? Salud y rugby