Rugby, puro físico

Cada partido de rugby es un mundo: son muchos pases, muchas melés, muchas touches, muchos placages, golpes, esfuerzo físico, etc. Por todo esto nos preguntamos ¿Cuáles son las necesidades fisiológicas de un jugador de rugby en un partido? Gracias a las avanzadas tecnologías actuales aplicadas a los deportes podemos responder a dicha pregunta. Este tipo de tecnología se usa ya en muchos otros deportes antes de usarlo en el nuestro, el rugby. Estos avances tecnológicos nos permiten saber la distancia recorrida por el jugador durante los 80 minutos que dura un partido, la velocidad de carrera, los impactos del jugador (al realizar un placage, al limpiar un ruck, en la melé, en los mauls, etc), el ritmo cardíaco que tiene el jugador en cada minuto del partido, la energía que gastada durante todo el partido, etc. Todo esto es posible gracias a la existencia, precisión y a la adaptación de los GPS.

Hemos realizado varias búsquedas de información, y leído varios estudios de diferentes especialistas sobre el tema, y hemos visto que los diferentes estudios han demostrado que:

  • Los delanteros tienen durante un partido más impactos que un ¾.  Cada delantero puede tener aproximadamente de 300 a 400 impactos por partido, mientras que un ¾  tiene una media de 120.

  • Un ¾  corre de media unos 7 – 8 kilómetros durante un partido, mientras que un delantero corre la media de 5 – 7 kilómetros.  Los porcentajes son los siguientes:

    • 65-70 % están de pie.

    • 20-25% estan andando.

    • 5% están en sprint o a una alta velocidad de carrera.

  • Durante un partido de rugby podemos destacar el gran número de veces que un jugador puede variar su velocidad de carrera. Es un deporte muy explosivo y en los diferentes estudios que hemos podido leer, nos hemos dado cuenta de que en todos se remarca el cambio de velocidad que se puede llegar a efectuar i los metros recorridos:

    • Sprints: 30-45 veces y de unos 15-25 metros de distancia media.

    • Aumentar de la velocidad de carrera (correr rápido): 90-105 veces por partido con una distancia media de 15-25 metros.

    • Un jugador por partido cambia unas 700-800 veces su velocidad de carrera.

  • Los delanteros realizan más ejercicios de alta intensidad que los ¾. Éstos realizan más fases estáticas como: rucks, mauls y melés.

  • En un partido un jugador puede quemar muchas calorías:

    • Delantero: 2000 – 2500 kcal.

    • ¾: 1700 – 2000 kcal.

(Un jugador de fútbol, básquet u otros deportes de equipo quema un 25 -30 % menos de calorías)

La observación realizada durante un partido de rugby y según los estudios científicos que se han realizado, se ha podido observar que en la segunda parte:

  • Se efectúan más cambios de velocidad.

  • Hay el doble o triple de impactos.

  • Los jugadores corren más.

  • Los sprints son más cortos.

  • Los delanteros juegan más fases estáticas.

Para concluir podemos decir que el trabajo del equipo técnico es tener a sus jugadores en unas condiciones físicas muy buenas y las necesarias para poder aguantar un partido de rugby. Los jugadores deberán soportar todas estas demandas fisiológicas, poder estar al 100% durante todo el partido y que cada jugador de todo lo que le permita el físico durante todas las fases del partido.


Salud y rugby