Refús, un gesto innato del rugby

refus-rugbyEl sentimiento que ocupa tu cuerpo cuando tienes una mano en la cara que evita que plaques es de odio, de rabia, impotencia, etc., Por el contrario, el sentimiento de ponerle la mano en el hombro, cara, pecho al jugador contrario y empujar con toda tu fuerza para librarte del tackle es una sensación de victoria y alegría.

¿Cómo os sentís cada vez que recibís un refús? ¿Rabia? ¿Impotencia? Son muchos los sentimientos que se sienten cuando un jugador contrario te planta la mano en la cara y te empuja con tanta fuerza que logra librarse de tu placaje. Una cosa debemos tener clara, si un jugador te hace un refús es que las cosas no se han hecho bien. Tu tackle no era bueno, por ciertas razones, y por ello ese jugador ha sabido deshacerse de ti.

El objetivo del placador es tirar al portador del balón al suelo para que no siga avanzando, mientras que el objetivo del jugador con balón es continuar en su avance. Por lo tanto, si el que tiene el oval entre sus manos puede seguir corriendo para intentar hacer un try, significa que tu objetivo no ha sido logrado. El placaje era alto o estarías parado.

El refús ha evolucionado con los años. Actualmente los jugadores profesionales son capaces de hacerte uno aunque el placaje sea lo mas bajo posible y con una técnica perfecta. Éste no deja de ser una técnica o recurso defensivo para lograr evitar un placaje. Es un gesto natural, innato y mecánico del rugby, eso no significa que no se entrene. Todo en el mundo del deporte se debe entrenar.

Muchos jugadores no son capaces o no tienen la habilidad necesaria de hacer un aspecto técnico como el refús. Cuando reciben el balón en carrera, lo cogen fuertemente con las dos manos, se lo pegan al torso y van con todo a buscar el intervalo. Este tipo de jugadores suelen ser delanteros, en algunos casos, con miedo de perder el oval al despegar una mano de él. Algunos jugadores no tienen innato el gesto técnico del refús y para ellos es más fácil no intentar hacer nada para no perder la posesión del oval, pero en otros casos no es que no sepan hacerlo sino que no confían en ellos mismos para poder hacerlo.

En definitiva, el refús es un aspecto técnico del rugby que cada jugador escoge hacerlo o no, todos los jugadores lo tienen y deciden cuando usarlo. De tal modo que cuando vemos a un niño hacer uno y apartar al jugador contrario para que no le plaque, ya nos damos cuenta que ese niño vale para este deporte y que sólo depende de él y de su formación llegar a un nivel alto.

Salud y rugby