¿Por qué los palos de rugby tienen esa forma?

palos-rugbyHace un tiempo que publicamos un artículo sobre la historia del rugby, de cómo empezó todo, de cómo fueron los primeros pasos de este gran deporte, y también hablamos sobre el por qué de su sistema de puntuación. Siempre que miramos un campo de rugby y vemos a cada extremo de la cancha esos palos nos preguntamos, ¿por qué tienen esa forma?

La forma de los palos tiene mucho que ver y va relacionada con la historia del rugby, sobre todo en sus primeros años, cuando existía un conflicto entre el rugby y el fútbol.

Existen documentos que explican la evolución del juego, y en esa evolución entraron también los palos. Durante los primeros años en los que se iba definiendo el deporte -en la primera parte del siglo XIX- los puntos se conseguían como en el fútbol: introduciendo el balón en la portería a través de un chut, al que se tenía derecho al realizar un ensayo (que no implicaba puntos). En esa época de definición del juego los equipos se encontraban con la enorme dificultad de para transformar las marcas, ya que muchos equipos se quedaban quietos en la línea de ensayo debajo de palos de la entonces portería, para que los equipos no convirtieran el ensayo. Esto no estaba prohibido y de esta los equipos impedían con mayor facilidad que el balón entrase entre los palos. Y así, para solucionar este bloqueo de juego, se decidió desde entonces empezar a chutar por encima del travesaño de la portería para anotar puntos.

Así, en 1871 se escribieron las reglas del “Juego del Fútbol como es jugado por el Rugby Football Unión” para unificar normativas y costumbres de juego. En este documento se puede leer cómo era el rugby en sus inicios, un rugby que comparado con el que actualmente se está jugando y podemos ver por televisión resulta algo antiguo y primitivo, pero desde entonces, la característica forma de los palos de rugby quedó definida hasta hoy de la siguiente manera:

Regla nº4: la línea de ensayo está formada por dos palos verticales. Éstos deben medir más de 3, 35 metros de altura desde el suelo y estar separados por 5,67 metros y unidos por una barra a una distancia del suelo de 3 metros.

Y desde entonces cuando se conseguía un ensayo, la transformación era muy parecida a la actual: el balón debía pasar entre los palos sin tocar la ropa de un rival.

Es cierto que las reglas de un deporte se van mejorando y modificando durante el paso de los años y la práctica cotidiana del deporte, y así con esta variación se ayudó a que el rugby mejorase y fuese más atractivo, haciendo muy difícil que los partidos terminasen sin puntos.

Salud y rugby