¿Por qué el balón de rugby es ovalado?

fuente: www.somethingsporty.com/

fuente: www.somethingsporty.com

Seguramente, casi todo el mundo que coge por primera vez un balón de rugby se hace la misma pregunta, ¿por qué es ovalado? Es una pregunta común entre todos los rugbiers y estamos seguros que muy poca gente os ha podido resolver esa incógnita. ¡Empezamos!

William Gilbert (1799-1877) era un zapatero inglés. En aquellos años, los zapatos eran artículos de lujo que no todo el mundo se podía permitir; la gente sólo se los cambiaba cuando ya no tenían arreglo y eran necesarios unos nuevos. El señor Gilbert vivía cerca de la Public School, donde tenía su pequeña tienda en el número 5 de la calle St. Mattew de Rugby, Inglaterra.

Al estar tan cerca de la escuela, fue el primero en darse cuenta de la nueva modalidad de fútbol que se había puesto de moda y fue el primero en ver la oportunidad de hacer negocio. Es cierto que Gilbert no fue el inventor de la pelota ovalada pero sí el que inventó una pelota fácil de transportar, de jugar con ella, de poderla pasar con mayor eficacia, etc. Al ver que ahí había negocio empezó a caminar y recorrerse todas las casas de campo para conseguir pieles de animales para poder hacer balones; no era una tarea sencilla ya que no todas las pieles servían para hacer pelotas.

Gilbert seguía una serie de pasos para hacer los balones:

  1. Cortar el cuero en cuatro piezas.
  2. Coserlos
  3. Dejarlos secar.
  4. Introducir una vejiga de cerdo.
  5. Inflar el balón con aire, lo hacía a pulmón a partir de una boquilla de pipa. En esa época no había ningún método diferente de hacerlo.
  6. Cerrar el orificio con un cordón de tiento.

De este modo el balón no quedaba exactamente redondo, sino que tenía una forma ovalada, pero aún no tenía la forma actual.

En 1860, el químico británico Charles Hanson Greville Williams descubrió que el caucho natural era un polímero del monómero isopreno y sobre el 1870 el caucho sustituyó a la vejiga.

En esos años, Richard Lindon, artesano de la población de Rugby, inventó la primera cámara de aire hecha de caucho que se utilizó en una pelota de rugby. Al inicio no tenían mercado y no se vendían, ya que las pelotas fabricadas por Gilbert eran muy conocidas y tenían muy buena fama, pero el invento de Lindon fue mejorado por Mac Intosh & Co, de tal modo que su aceptación fue muy buena.

Once años más tarde del descubrimiento del caucho natural, en 1871, se creó la Rugby Football Union, y se empezó a hacer un reglamento para tratar de ponerle unas medidas exactas al balón y hacerlo oficial. Con el paso de los años, la diferencia entre el balón de rugby y el de fútbol era cada día más claro. Con los años, el balón de fútbol iba adquiriendo una redondez más perfecta mientras que el de rugby iba acentuando su forma ovalada con el paso del tiempo.

El primer partido internacional de la historia del rugby -y en el que se utilizó un balón ovalado- fue entre las selecciones de Escocia e Inglaterra, el 27 de marzo de 1871 en el campo de la Academia de Edimburgo (Reaburn Place). El match fue de dos partes de cincuenta minutos, y ambos equipos tenían 20 jugadores en el campo. Ese encuentro lo ganaron los escoceses.

Con los años, la fabricación de pelotas de rugby fue asociada a la marca Gilbert, ya que esa empresa le dio su nombre al balón ovalado. En 1877 falleció William Gilbert, pero la empresa no dejó de fabricar ya que era dirigida por el sobrino de éste, James Gilbert (1831-1906), joven muy querido por los primeros rugbiers y muy conocido en la ciudad ya que tenía una capacidad pulmonar espectacular: James era el que inflaba las pelotas en los partidos más importantes del país.

En 1851, la empresa era tan grande, tan conocida y se había expandido tanto que decidieron hacer una pequeña exposición de sus productos en la Gran Exposición de la Industria (Londres, 1851). En esa misma exposición presentaron la pelota “Match”, que sigue exhibiéndose en el Museo Gilbert. Era un balón más grande y su forma era menos ovalada que los actuales.

Con los años, al balón le fueron modificando ciertos puntos que debían mejorar para que éste fuese mejor. Al coger cada día que pasaba una forma más oval, a los rugbiers les permitía mejorar la técnica de pase y patada a palos.

En 1906 falleció James Gilbert, su hijo James John (1856-1917) cogió las riendas del negocio. Cuando James John murió, se hizo cargo de la empresa otro Gilbert, también llamado James; era la cuarta generación que se hacía cargo del negocio. James era muy trabajador, perfeccionista y no quería que las pelotas Gilbert perdiesen su excelencia. Gracias a su visión para los negocios logró exportar los productos de la empresa a países como Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia, y comprobaba cada pedido que se hacía desde aquellos países para que fueran las mejores pelotas Match. Con el paso de los años, los diferentes descendientes de James III siguieron la misma línea de trabajo hasta llegar a la actualidad.

Esta es la historia de nuestro balón, de su forma y de sus mejoras con el paso de los años. Cuando tengáis un balón ovalado, y más si es Gilbert, recordad todo lo que habéis leído, toda la historia que hay detrás de ese pequeño trozo de cuero, su nacimiento y recorrido, y lo mucho que han luchado sus creadores para que el rugby sea unos de los deportes más importantes del mundo.

Salud y rugby