Linao – Orígenes del Rugby III

En nuestra búsqueda del origen del rugby, tras haber visto el Harpastum de los Romanos y el Calcio Fiorentino del renacimiento, nos vamos hasta los Huilliches de Chile donde nos encontramos con un curioso juego con rasgos similares al rugby.

lianoEl linao o inao es un juego que jugaban los indígenas huiliches en la parte del sur de Chile. La palabra linao significa batallar con bola. Existe un pueblo y una bahía en S.E. de Ancud que lleva el nombre de Linao. En 1900 vivía allí un campesino de unos 20 años aproximadamente conocido con el apodo del Toro de Linao: que es recordado por ser uno de los mejores jugadores, al ser fuerte, rápido y con una gran destreza física.

Este juego consiste en perseguir a los jugadores que están corriendo como si de un combate se tratara. Las tribus de aquella época jugaban a dicho juego para preparar a los hombres físicamente para luchar en la guerra, aunque también se cree que su violencia y agresividad era debida a que dentro del juego habían apuestas y los participantes hacían cualquier cosa para ganar. Para ser un buen jugador de linao debías de saber:

  • Esquivar puñetazos, cabezazos y rodillazos.
  • Evitar empujones, zancadillas.
  • Saber salir de inmovilizaciones.

Aunque se podía dar cualquier tipo de golpe, sólo era posible hacerlo al jugador que tenía el balón en su posesión. Sólo podían participar hombres menores de 35 años. Para jugar usaban un chiripá y no llevaban ningún tipo de calzado. Cada jugador debía llevar una cinta de lana de un color específico para diferenciar un equipo del otro. La pelota tenía un diámetro de unos 15 centímetros aproximadamente. Estaba hecha de algas comestibles y cubierta de tela de lana o cuero. A veces también se hacían de madera y de trapo, aunque eran más pequeñas.

A finales del siglo XIX el linao se jugaba en campos de césped natural, con unas medidas de 120 metros de largo por 60 metros de ancho, el centro del campo estaba marcado por una raya, igual que las limitaciones del campo. Dentro de éste podía llegar a haber unos 100 jugadores. A cada extremo del campo, se ponían las llamadas ‘porterías’: dos palos clavados en el suelo con una separación entre ellos de 2 a 6 metros, que es por donde tenía que pasar el balón. Cada equipo tenía el llamado tekuto o guardavallas. Los capitanes al inicio de cada encuentro debían sortear el campo.

El juego comenzaba con cada equipo en un extremo del campo. El árbitro, rannieve, en el centro del mismo, lanzaba el balón lo más alto posible y todos los jugadores corrían lo más rápido posible para poder conseguir la pelota antes de que ésta tocara el suelo. El jugador más rápido cogía el balón, se lo colocaba en la axila de alguno de los dos brazos y empezaba a correr hacia el extremo del campo esquivando a todos los jugadores contrarios. El objetivo es que el jugador que posee la pelota llegue a campo del oponente y meta el balón y su cuerpo por dentro del círculo, de este modo se obtenía un punto. Cuando llegaban al final se encontraban al tekuto, el jugador más grande y fuerte, y debían apartarlo o esquivarlo.

Para poder jugar, los jugadores debían prepararse físicamente debido a su exigencia física. Realizaban ejercicios específicos de carrera, de fuerza y comían alimentos de harina de trigo tostada. Los jugadores solo se bañaban de noche durante los 15 días anteriores a los encuentros, estaban en ayuno y practicaban la castidad antes de un encuentro.

En los Primeros Juegos Olímpicos Naciones de Santiago de 1909 se incluyó en el programa los siguientes juegos: palín, pilmatún y linao. Desde 1980 se juega de vez en cuando en la Isla de Chilé en las áreas de Compu, Chadmo y Yaldad. En todos estos juegos hay presencia de comunidades huilliches. Los documentos más antiguos sobre el juego del linao son de fechas de 1870.

Salud y rugby