La importancia del agua en la actividad física

El agua, molécula  formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O). Es necesaria para poder vivir. Ésta puede encontrarse de forma: líquida, sólida y gaseosa.

 Desde el colegio nos enseñan que sin el agua no podemos vivir y que la gran mayoría de nuestro cuerpo está compuesto por agua. Sin ésta no posible el funcionamiento del organismo. En éste es necesaria para el equilibrio isotónico del metabolismo ya que esta en los huesos, órganos y músculos. Sin el agua el cuerpo no puede realizar ciertas funciones.

 El agua es un recurso fundamental para la vida, para el crecimiento económico y para el desarrollo humano. El recurso hídrico trae bienestar a las personas, es el elemento principal para asegurar el buen funcionamiento del cuerpo humano y para garantizar la higiene personal y del ambiente en general. En el organismo, el agua mantiene el equilibrio isotónico del metabolismo, conforma órganos, huesos y músculos. En las personas adultas, aproximadamente, el 60% de cuerpo es agua y en recién nacidos es el 77%.

 Las principales funciones del agua que ayudan a sustentar nuestro organismo son:

  • La respiración.
  • La digestión. Regula la acidez estomacal
  • La regulación de la temperatura corporal.
  • El transporte de los nutrientes (oxígeno y sales minerales en sangre). Permite mantener la presión sanguínea.
  • Mantiene el metabolismo.
  • Permite regular todas las reacciones corporales.

El agua es el principal componente de la sangre y de los órganos internos:

  • Sangre (83%)
  • Riñones (82%)
  • Músculos (75%)
  • Cerebro (74%)
  • Huesos (22%).

El papel del agua en las reacciones enzimáticas es muy importante ya que permite mantener el balance hidroelectrolítico gracias a que contiene sodio. No podemos olvidar que por la orina se eliminan minerales como el potasio, cloro y sodio, los cuales, con la ingesta del agua se pueden suplir.

El cuerpo elimina diariamente dos litros y medio de agua por concepto de respiración, transpiración, orina y heces. Toda esta pérdida se puede suplir mediante los alimentos.

Los especialistas recomiendan consumir dos litros y medio de agua diarios, sobre todo en verano, cuando a través de la transpiración se pierde un alto porcentaje de agua. Esto es, alrededor de 1,5 ml por kilo de peso corporal al día.

El agua ayuda a tonificar el organismo y beneficiosa para los deportistas. Ayuda al cuerpo a utilizar los depósitos de grasa para transformarlos en energía y ser eliminarlos a través de la orina. También ayuda a hidratar la piel y los músculos.

El líquido en nuestro organismo está distribuido del siguiente modo:

  • Células: 55 %.
  • Líquido intersticial (rodea las células): 20 %.
  • Tejido conjuntivo, piel y músculos: 7,5 %.
  • Plasma: 7 %.
  • Líquido transcelular: 2,5 %.
  • Otros: 8 %.

Una persona puede estar casi cinco semanas sin comer ningún tipo de alimento, pero no puede estar más de cinco días sin beber agua.

Por lo tanto, nunca olvidemos llevar nuestra botella de agua encima cuando hagamos deporte. La hidratación es muy importante.

Salud y rugby