Ilusión oval

Si buscamos en el diccionario de la Real Academia Española la definición de la palabra ilusión, encontramos cuatro variantes distintas, pero a nosotros nos interesa la segunda, que dice así: Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo.

La Selección Masculina de Rugby XV española está formada por más de treinta Leones de los cuales sólo nos pueden representar veintitrés en cada partido. Estos muchachos llevan cuatro años luchando por conseguir un sueño: estar en una fase final de una Rugby World Cup 20 años después de su única presencia. Capitaneados por Jaime Nava (junto a su amigo Gautier Gibouin) y entrenados por Santiago Santos, van escalando junto con unos cuantos guerreros hacia la cima más alta del mundo del rugby.

Foto de la Federación Española de Rugby

La ilusión les une, les hace trabajar hasta no tener oxígeno, les mueve y les hace seguir hacia delante. No les deja abandonar hasta que las opciones se terminen o hasta lograr el objetivo: la Copa del Mundo de Japón 2019. Dicen que de ilusiones vive el hombre, pues estos jugadores de rugby lo hacen desde hace ya un tiempo. Sin ella no sería lo mismo, y no se hubiese logrado un triunfo como el último en Krasnodar ante Rusia o como el de Rumanía ante 15.600 espectadores en el Estadio de la Universidad Complutense de Madrid. Hoy en día habrá pocos equipos con este sentimiento y con este compromiso a sufrir hasta el final. Entre todos soportan la presión que todo el mundo del oval les exige de una forma directa e indirecta. España lleva sin participar en un mundial de rugby desde 1999, donde Albert Malo y compañía mostraron al mundo entero que nuestro país está preparado para las grandes citas, para dar el salto y quedarse ahí.

Quedan dos partidos, dos fechas, 160 minutos de rugby, toca entrenar, pasar frío, estar unidos y ser un grupo fuerte y leal al escudo y a la camiseta. Nos quedan los últimos dos kilómetros de una maratón muy pesada y muy sufrida. Algunos llevan años esperando este momento, otros son recién llegados, pero todos luchan con la misma ilusión y por el mismo objetivo, la Rugby World Cup.

Leones, no perdáis nunca esa ilusión que os hace entrenar y jugar con esa garra tan característica. Todos los rugbiers estamos con vosotros en este camino y empujaremos juntos esas últimas melés que nos quedan para poder estar en el lugar que nos merecemos desde hace tiempo.

 

#VamosLeones

 

Salud y rugby