Entrenamiento específico de rugby: consejos para el medio melé

medio-meleEl medio melé -el Número 9- es un jugador clave en un equipo de rugby: es el vínculo entre los delanteros y los 3/4, el coordinador que decide cuando sale el balón del pack y el encargado de ofrecer un buen pase para que sus compañeros puedan jugar el balón en buenas condiciones. Por eso, las siguientes habilidades y consejos están dirigidos a aumentar la velocidad de pase de aquellos jugadores que juegan en esta posición.

La velocidad de la pelota no significa un pase rápido. La adjetivación de “rápido” está en relación con el tiempo que el jugador tiene el balón en las manos para efectuar un pase correcto. Aquí os dejamos unos consejos:

  • Velocidad: reducir el tiempo del oval en las manos del medio melé
  • Precisión: mantener la profundidad correcta y a una altura adecuada
  • Distancia: asegurar que el pase alcanza la distancia requerida para lanzar el próximo ataque
  • Empatía: un pase debe comenzar a desacelerarse cuando llega al receptor.
  • Buenos apoyos: después de pasar, la siguiente función del pasador es brindar apoyo con el fin de mantener la continuidad del rápido cambio de juego.

Para poder conseguir los resultados anteriores, es necesario cambiar una serie de factores específicos del “clásico” pase del medio melé para hacer un pase más flexible y rápido.

Empezaremos con una buena distancia entre los pies: una amplia base proporciona una mayor estabilidad y la oportunidad de pasar el balón a una distancia más larga. Si intentamos hacer el pase con una base más corta, podemos tener problemas de estabilidad cuando queramos jugar rápido. En una situación así, la distancia a la cual efectuaremos el pase será menor si el tiempo que tenemos el oval en las manos queremos que sea menor,. Todo eso se mejora con entrenamientos.

Si jugamos de 9, debemos tener en cuenta lo siguiente:

1.Peso de transferencia y momento

El medio melé, cuando haga el pase, debe volcar su peso en dirección al receptor. Por tanto, el 9 debe acercarse y abordar la pelota desde una posición más lateral. Esto tiene como ventaja que permite al pasador “ver” al receptor durante más tiempo, lo que permite habilidades de pases más precisos.

2. La altura del cuerpo, la cabeza y los hombros

El pase tradicional promueve una posición inferior del cuerpo, mantiene la cabeza hacia abajo y así permite que la pelota no se eleve demasiado, y también ayuda a conseguir una mayor distancia y control. Sin embargo, la posición del cuerpo, cabeza y hombros debe de ser modificada dependiendo de la distancia entre nuestros pies:

  • Doblar más las rodillas.

  • Menor flexión de cintura.

  • Mantener la cabeza alta para visualizar al receptor.

Esperemos que os vayan bien estos consejos. La semana que viene saldrá el post de cómo efectuar un buen pase y los pasos a seguir para poder hacerlo correctamente.

¡Buen entrenamiento!

Salud y rugby