El sobreentrenamiento

sobreentrenamientoEn el artículo de hoy hablaremos sobre el sobreentrenamiento, problema que padecen muchos deportistas si no hacen la recuperación y descanso necesario. Lo sufren tanto jugadores/atletas profesionales como amateurs, aparece de forma lenta y progresiva y tiene una serie de síntomas, signos y consecuencias, que aparecen en semanas o meses de forma silenciosa y muy traicionera. Con este post queremos aprovechar para aclarar de una vez por todas que el descanso en los jugadores de rugby es absolutamente necesario, tan importante como un buen entrenamiento.

La Asociación Médica Americana define el sobreentrenamiento como “una condición fisiológica y psicológica que se manifiesta como un estado de deterioro en la disposición atlética”. Cuando esta condición se agrava, puede costar semanas, incluso meses, recuperarse. Aparece cuando no se realiza un descanso y recuperación completos y a la vez necesarios después de duros entrenamientos y competiciones. Diferentes estudios sobre el tema llegan a la conclusión de que las causas más frecuentes de estos cuadros son por vaciamiento de glucógeno muscular (combustible principal del músculo) y/o deshidratación. En general, el vaciamiento glucogénico se produce porque el organismo agota todas las reservas energéticas, y el deportista no está ingiriendo, en su alimentación, la cantidad/calidad de carbohidratos que necesita para cubrirlos.

También algunos científicos comentan que los factores fisiológicos responsables de los efectos perjudiciales del sobreentrenamiento no se entienden totalmente. No obstante se ha informado de muchas respuestas anormales que indican que el sobreentrenamiento está asociado con alteraciones en los sistemas neurológico, hormonal e inmunológico. Aunque no se ha establecido una relación causa-efecto entre estos cambios y los síntomas del sobreentrenamiento, a menudo pueden determinar si un individuo está sobreentrenado.

La persona sobreentrenada se le caracteriza por sentir una serie de síntomas de agotamiento y cansancio, que afectan tanto a la parte física como psíquica de su organismo.

Síntomas ( se sienten):

  1. Físicos:

    • Pérdida de peso aguda y del apetito

    • Sensación de dolor, debilidad y “vacío” de los músculos que participan en la biomecánica deportiva

    • Frecuencia cardíaca en reposo elevada

    • Dureza y rigidez muscular

    • Falta de energía

    • Tensión arterial alta

    • Mareos y náuseas

    • Mayor tendencia a contraer resfriados y reacciones alérgicas

  2. Psicológicos:
  • Trastornos del sueño (insomnio)

  • Descuido personal

  • Ansiedad

  • Desmotivación y pérdida de confianza

  • Dificultad en la atención y en la concentración

Signos (se ven):

  • Reducción de la velocidad, fuerza, potencia muscular

  • Pérdida de la técnica deportiva

  • Sensación de la fatiga en el calentamiento

  • Bajada en los resultados deportivos

Después de leer todo esto os preguntaréis, ¿Cuándo aparece?

  • Entrenamiento muy duro

  • Entrenamiento con tiempos de recuperación incorrectos

  • Aumento demasiado rápido en la intensidad y volumen del entrenamiento

  • Ejercicios técnicos muy complicados en un tiempo demasiado corto

  • Utilización de métodos y medios de entrenamientos muy exclusivos o sofisticados

  • Muchas competiciones en un período de tiempo demasiado corto y sin descanso entre ellas

  • Alimentación inadecuada

  • Falta de hidratación

  • Trastornos del sueño (no poder descansar por las noches)

  • Conflictos emocionales y afectivos

  • Presencia de sobrecargas, tanto profesionales como familiares

Seguramente después de leer todo esto estaréis mirando tiempos de recuperación, descansos, etc. y os volveréis a preguntar, ¿cómo lo podemos contrarrestar y/o evitarlo?

Lo mejor para recuperarnos del sobreentrenamiento es detener los entrenamientos por un período, durante unos quince días o más. Si en esos días no se soluciona tenemos que hacer reposo absoluto. Es un proceso lento. Todos los profesionales de la actividad física y deporte, siempre, deben estar a cargo de la planificación y el control de las cargas de entrenamiento. Fundamentalmente se llega a este punto por rutinas mal programadas. La mejor manera de evitar la aparición del sobreentrenamiento es realizar entrenamientos cíclicos, periodos moderados e intensos de entrenamiento. Debemos respetar los descansos y tiempos de recuperación.

Para terminar, debemos tener claro que no existe tratamiento médico para la recuperación del sobreentrenamiento, eso sólo se soluciona descansando y parando. Si hacéis bien los descansos y recuperaciones, bien marcadas por el míster, todo irá bien y no aparecerán los signos y síntomas descritos más arriba.

Salud y rugby