El rugby y tus defensas

el-rugby-y-tus-defensasA estas alturas de pretemporada no es raro que empiece a haber compañeros resfriados, o que nosotros mismos hayamos pasado algunos días de flojera y mocos. Esto se debe a que pasada la medía hora de ejercicio moderado, 3 o 4 días por semana (datos aproximados, cada persona es un mundo), todo el trabajo físico y aeróbico que estaba haciendo crecer nuestras defensas empieza a disminuir proporcionalmente: a más ejercicio menos defensas. Pudiendo llegar a un nivel muy inferior que el de personas que no practican deporte.

¿Medía hora de ejercicio moderado? Nada podría estar más lejos del rugby, donde de media un jugador de rugby entrena unas 12 horas semanales si tenemos en cuenta entrenos, gimnasio y partidos. Con ello excedemos de sobra el límite recomendado para un buen equilibrio entre ejercicio físico y un nivel óptimo de defensas. No me mojaré diciendo un número concreto de horas pues hay diferentes estudios (entre 8 y 14 comentan) y como ya he comentado, cada persona es un mundo. Lo que sí está claro es que tenemos que prestar atención a nuestras defensas.

Una vez más nuestra dieta es el pilar (el 1 o el 3, el que prefiráis). Una alimentación sana y variada donde la fruta y la verdura jueguen un papel importante es primordial. Podemos tomar algún tipo de complejo vitamínico, pero lejos de la polémica sobre el uso y beneficios de estos, queremos recomendaros algo más sano y alimenticio: Miel, Jalea Real, Propóleo, y Polen. Junto, separado, natural, o en comprimidos, del bote o en tostadas. Estamos hablando de complementos de un alto valor nutricional, inmunoestimulantes y antisépticos. En definitiva ayudan a aumentar nuestras defensas, para una información más detallada y científica podéis leer éste artículo. Siempre bajo la supervisión de un experto que mejor que nadie sabrá que es lo que más os conviene y cómo sacar mejor partido a éste gran aliado.

También hay una serie hábitos que debemos incluir en nuestro día a día para prevenir caer enfermos, no solo se trata de aumentar las defensas si no también evitar infecciones y/o contagios. Estos consejos nos ayudarán a prevenir:

10 hábitos para evitar el resfriado y la gripe

  1. Lavarse las manos varias veces al día. El mayor foco de contagio somos nosotros mismos, nuestras manos, en contacto con todo tipo de gérmenes, pueden pasarnos enfermedades, ya que a lo largo del día nos pasamos reiteradas veces las manos por la cara, boca, ojos… Un estudio científico demostró que lavarse las manos 8 veces al día puede reducir hasta un 50% las posibilidades de infección.
  2. Lavarse las manos 2 veces, estudios han demostrado que tras una primera limpieza no se consiguen eliminar todos los gérmenes deseados y es necesario un segundo lavado.
  3. No estornudes en tus manos, como se menciona en el punto 1 son el mayor foco de contagio, utiliza un pañuelo.
  4. Practica ejercicios de relajación o meditación. El estrés y los nervios debilitan nuestro sistema inmunológico.
  5. Tras sonarte con un pañuelo o servilleta, no lo vuelvas a utilizar, lávalo o tíralo y utiliza uno nuevo y limpio. El virus del resfriado puede vivir algunos días en él.
  6. Usa un humificador en tu casa. Un ambiente seco facilita que se den las condiciones ambientales necesarias para la proliferación del virus del resfriado, es necesario cambiar el agua periódicamente.
  7. Cambia tu cepillo de dientes cada tres meses y después de haber estado enfermo. El cepillo de dientes es un buen caldo de cultivo para gérmenes estando horas y horas quieto y húmedo.
  8. Limpia y cambia las toallas de tu casa cada 2 o 3 días ya que estas pueden retener gérmenes y virus.
  9. Ventilar la casa a diario por unos minutos ayuda a evitar el estancamiento de virus en el hogar.
  10. Duerme entre 7 y 8 horas. Una vez más el descanso es vital para una buena salud.

Esperamos que estos consejos os ayuden a afrontar esta nueva temporada, que seguro viene cargada de mucho trabajo, lejos de los resfriados y de la gripe.
Hoy más que nunca:

Salud y Rugby!