El rugby, un deporte de medidas desorbitadas

derek quinnellHace ya años que los jugadores de rugby se caracterizan por tener unas diferencias físicas con otros deportistas. Con el paso de los años, éstos han mejorado sus condiciones físicas a consecuencia del cambio, físicamente hablando, del rugby.

El rugby siempre ha sido un deporte de jugadores grandes y enormes. Siempre se nos ha catalogado como personas grandes, gordas, fuertes, rudos, etc. Cada década ha tenido sus gigantes del rugby, jugadores que eran unos portentos físicos y que con sólo mirarlos ya daban miedo:

  • Años 60 y 70: Derek Quinnell y Delme Thomas, ambos galeses. El primero tuvo tres hijos tan grandes o más que él.
  • Años 80: el inglés Martin Bayfield era un jugador de 210 cm. El australiano Bill Campbell media 200 cm y Steve Cutler unos 206 cm.
  • Años 90: el galés Derwyn Jones media 211 cm, y el australino Jakobus Johannes Wiese -más conocido como Kobus Wiese- medía 200 cm. En aquellos años sus compañeros de la selección australiana eran tan o más grandes que Kobus.

Normalmente estos jugadores siempre han jugado de segundas o terceras líneas sobre todo de 4 o de 5. Ha habido algunas selecciones donde en su XV inicial los delanteros tenían una altura media de 200 cm. A veces, por cuestiones físicas, los delanteros no han sido tan altos y fuertes: ser delantero muchas veces es cuestión de actitud.

Las melés se han convertido en verdaderas máquinas apisonadoras de 1000kg, en algunos casos. Ahora ya no se ganan tanto por peso como en sus inicios, sino que la técnica es esencial para poder hacerse con la victoria en esa lucha. Las touches han pasado a ser torres tan altas que en algunos casos, al ser tan pesados y altos, es necesario una grúa.

No sólo los delanteros son de dimensiones grandes; los 3/4 han mejorado sus condiciones físicas desde 1995. Los jugadores internacionales son un 15% más grandes y más pesados que hace unos veinte años aproximadamente. Eso es debido a que el rugby ha cambiado, los entrenamientos son distintos, la profesionalización entró en el mundo del rugby, Lomu y sus “proteínas”, el gimnasio y el entrenamiento se puso de moda y fue necesario para poder jugar a un nivel internacional. Los centros se han convertido en jugadores de 100 o más kg, y los alas son tan altos como los terceras líneas.

Para terminar, decir que el rugby siempre será un deporte de jugadores gordos, fuertes, altos, etc. pero siempre con una combinación de un físico espectacular, trabajado en el gimnasio, con pretemporadas de 4 o 5 semanas, donde se preparan para un año muy largo y donde se enfrentarán con los jugadores más fuertes y pesados del mundo. Actualmente es absolutamente necesario hacer una rutina de entrenamiento en el gimnasio, y no existe ningún jugador de rugby que no vaya al gimnasio a hacer sus ejercicios específicos.

Salud y rugby