El rugby para mi

rugby-infantil-catHola a todos, me presento, mi nombre es Manel y soy rugbier.

Apenas tengo 12 años, pero ya soy jugador del Club de Rugby Carboners de Terrassa. Para mi el rugby no es un deporte cualquiera, es muy diferente a los demás, porque una de las normas principales es el respeto a tus compañeros y a tus adversarios, el rugby no es un hobby que haga porque mis padres me obliguen o porque quiera adelgazar, sino que lo practico porque a mi me gusta jugar a rugby. ¡No, me equivoco, me encanta! Cuando voy a los entrenamientos lo hago con ganas de aprender más y más, y poder así convertirme en un gran jugador.

Antes de jugar a rugby practicaba esquí de competición, pero desde siempre me habían gustado los deportes en equipo y con contacto. Al principio, la gente me decía que me apuntara a fútbol, pero a mi no me gustaba y no se me daba muy bien. Entonces decidí jugar a rugby, estaba nervioso porque no sabía si había equipo en mi ciudad, pero busqué en internet y encontré mi equipo de rugby, que para mi es el mejor.

Ahora, antes de entrenar, siempre le pregunto a mis entrenadores si hoy vamos a placar, pero eso no significa que nada mas tenga que entrenar placajes; hay otras muchas cosas que se tienen que practicar para que pueda mejorar: pases, rucks, coordinación, melés, contrapiés, chutes, etc. Y pensar, sobre todo pensar.

Cuando acabo el entreno reflexiono, por si tengo que mejorar alguna cosa que hago mal, y cuando he reflexionado y sé lo que he hecho mal, se lo cuento a mi entrenador y él me motiva para que lo haga mejor. Antes de practicar rugby, tuve que convencer a mis padres, que no estaban muy convencidos porque pensaban que me haría daño. Cuando comencé a jugar, yo mismo estaba asustado por si me pudiese lesionar o porque fuese muy patoso, pero me esforcé al máximo y ahora parece como si se me hiciera el cuerpo a este deporte. Sí me he hecho daño esta temporada, pero no pasa nada; estuve tres semanas sin poder jugar a rugby porque me hice una fisura en el dedo pulgar, me acuerdo que en esas tres semanas me subía por las paredes porque el médico y mis padres no me dejaban jugar, pero es de lógica que no pudiese. Aún así, cuando te gusta una cosa lo único que quieres es hacer eso y nada más, así que una vez recuperado volví con más ganas que nunca.

Mi posición es la delantera, pilar, a veces derecho y a veces izquierdo. Estoy en esta posición porque soy grande. Sí, grande, no gordo. Y me gusta esta posición porque es una posición de mucho contacto, placar y romper defensas. Pero como decía antes, no sólo me gusta el rugby por placar, también porque gracias a este maravilloso deporte he hecho grandes amigos, he conocido a mis entrenadores, que son los mejores, y a los jugadores mayores, que son una pasada. Y eso que sólo llevo jugando al rugby un año, es decir una temporada.

Una temporada maravillosa, que ha pasado volando. Y no la veo como la última, es la primera de muchísimas. Estoy seguro de que seré rugbier para toda la vida, porque una vez que pruebas este deporte, ¡ya no lo puedes dejar jamás!