El origen de las marcas y el sistema de puntuación

s.t.DaddEn los inicios del rugby, la manera de ganar un partido era muy diferente a la de hoy en día: no existían los ensayos, ni los drops, ni los bonus ofensivos y defensivos. El objetivo era que el balón llegase al otro lado del campo rival. Por eso nos preguntamos, ¿cómo ha evolucionado el juego y el sistema de puntuación desde los orígenes?

En el juego primigenio no era obligatorio que la pelota se pasase hacia atrás: en los campos de los colegios el balón se pasaba hacia adelante y no era necesario marcar o realizar un gol para ganar, haciendo que los partidos pudiesen durar más de 24 horas. El juego terminaba cuando un equipo llevaba el balón al final del campo contrario.

En 1866, las Leyes del Rugby Escolares estipulaban que “todos los partidos que después de 5 días de juego no se hayan terminado, serán finalizados con el resultado de empate, o si en 3 días ninguno de los dos equipos ha podido realizar un gol”. En esos años los partidos ya se empezaban a ganar por hacer dos goles, la regla de llevar el balón una sola vez al otro lado del campo rival se había cambiado.

En 1874, la Leyes del Rugby Escolares estipulaban que “Un partido lo ganará el equipo que más goles marque”. Es muy diferente la evolución del fútbol a la del rugby, ya que en el primero ya se anotaba directamente para ganar mientras que en los inicios del segundo no era necesario. Por estos años ya se empezaban a jugar los primeros partidos internacionales

En 1875, el reglamento volvió a cambiar: un match sólo se podrá ganar por la mayoría de goles, si éstos son los mismos por ambos equipos o no se han chutado ninguno, el equipo con más marcas será el ganador. Si durante el partido no ha habido ni ensayos ni goles el resultado final será empate.

A partir de ese año las marcas se empezarían a acumular y los partidos de rugby se decidirían por ensayos. De este modo se podía ganar:

  • Por 1 gol y 3 marcas

  • Por 1 gol y 2 marcas

En ese mismo año se creó el minor o rouge, que se produce cuando el equipo que defiende planta el balón en su zona de marca. En algunas ciudades del mundo aún se utiliza ese término. Esto podía hacer que hubiese un empate en el marcador, incluso que el resultado fuese favorable al equipo que había hecho más minor o rouge.
Rondaba el 1876 cuando se empezó a utilizar un sistema de suma de puntos:

  • Goles: 25 puntos

  • Marcas: 10 puntos.

  • Rouge o minor: 1 punto.

En 1886 se empezó a usar el sistema de suma de puntos creadr por el Cheltenham College, colegio situado al oeste de Inglaterra. Los puntos se concedían del siguiente modo:

  • Goles: 3 puntos

  • Marcas: 1 punto

  • Drop: 3 puntos

  • Goles después de una marca: 3 puntos

Con el paso de los años el sistema de puntuación iría cambiando, ya que se quería premiar aquellos que hacían más marcas y penalizar a los que cometían faltas o infracciones.
Entre los años 1886 y 1891 se realizó un gran cambio en el sistema de puntuación, ya que se permitió chutar a palos cuando el equipo contrario cometía una falta. Esto fue un gran cambio en el rugby de antaño, que ha perdurado hasta el actual.

Con el cambio de siglo, exactamente hasta el año 1905, el gol después de una marca valía 1 punto. Tenemos que tener en cuenta que las marcas que conocemos hoy en día no son las mismas que las anteriores:

  • Se podía hacer en cualquier lugar del campo de juego desde el kick de un oponente o un knock-on

  • El jugador que cantara el mark una vez que cogiera el balón con sus manos tenía que estar de pie y quieto. El jugador que chutaba se iba al lugar donde había cantado el mark, ya que los oponentes no se movían del lugar donde lo había gritado.

  • No era necesario ceder 10 metros hacia atrás.

  • El chute a palos se tenía que hacer del siguiente modo: el jugador que iba a chutar no podía tocar el balón que estuviese en contacto con el suelo, se lo tenía que aguantar un compañero. Los rivales hacían presión en cuanto la pelota tocaba el suelo. El tiempo era muy importante.

  • La defensa, como decimos actualmente en fuera de juego, no recorría 10 metros hacia atrás sino que se empezaba desde el mismo punto, pero sin que la defensa se pudiese mover.

En el año 1977 se hicieron muchos cambios que provocaron que el rugby moderno sea tal y como es en la actualidad. Gracias a esos cambios podemos disfrutar más aún de este deporte. Hoy en día los cambios de reglamento están encaminados a la seguridad del deportista y a darle al juego más velocidad. Ya no se hacen cambios tan significativos como los que se realizaban en sus orígenes.