Barrett, un apellido con mucho rugby

Barrett… A alguno de vosotros os sonará este apellido, y otros os preguntaréis a quien pertenece. Pues bien, si os gusta el rugby es normal que conozcáis a la familia que lo lleva con mucho orgullo, a los demás…estad  tranquilos; ahora os contamos quienes son.

La primera cosa que debéis saber de esta gran familia es que son de Nueva Zelanda, pero de origen irlandés. La segunda es que tienen un pedigrí de rugby, son una máquina de hacer jugadores de un nivel estratosférico. El padre se llama Kevin Barret, conocido en Nueva Zelanda como “Smiley”, Jugó en Taranaki y en Hurricanes durante dos temporadas en el  SuperRugby, en 1997 y 1998, jugando 15 veces en total. En su último partido de rugby con su club en el Yarrow Stadium, acumulando un  total de 167 partidos con Taranaki, declaró para la web irlandesa The Journal, “Tras mi retiro voy a criar algunos All Blacks”. Pues bien, dicho y hecho. Aunque debemos decir que los tres hermanos -Jordie, Scott y Beauden- dicen que el talento no viene por parte de padre sino de su madre, Robyn. En una entrevista antes de jugar un partido en Edene Park ante Samoa, justamente cuando Beauden Barrett cumpliría las 50 caps con All Blacks, Beauden declaró que “Mamá era una atleta bastante talentosa. Todos dicen que nuestra velocidad vino de mamá y creo que el tamaño y la tasa de trabajo de papá. Scott, por su parte, “Mamá trabaja bastante duro en la granja. No sé si has visto eso “, y Jordie “La mayoría de la gente diría que mamá vencería a papá”.

Barrett fue fiel a su palabra. Su hijo Beauden, de 25 años, ha sido nombrado como mejor jugador del mundo por la World Rugby dos años consecutivos, 2016 y 2017. Apertura de los All Blacks y Hurricanes, cogió el relevo de Dan Carter y ha llevado a Nueva Zelanda a un nivel estratosférico

Como segunda línea tenemos a Scott, de 22 años, delantero, que decidió firmar y probar suerte con los Crusaders y jugar de la mano del talentoso Whitelock. Se rumorea que en un futuro fichará por Hurricanes para unirse a sus hermanos.

Jordie, de 20 años, firmó por Hurricanes para unirse a Beauden. Los especialistas en Nueva Zelanda dicen que puede ser mejor que su hermano mayor. Antes de debutar con All Blacks, Jordie brilló con la Sub20 de Nueva Zelanda, mientras que también impresionó con Canterbury en la Copa Mitre 10.

Kevin y Robyn Barrett tuvieron cinco hijos: Kane, Beauden, Scott, Jordie y Black, y tres hijas: Jane, Ella y Zara. Kane, de 26 años, ha estado fuera del juego tras tres conmociones cerebrales desde principios de 2014, pero antes de lesionarse  jugó en el SuperRugby con los Auckland Blues, actualmente es empresario y se dedica a la compra-venta de ganado. Blake, de 22 años, sigue mejorando su rugby, ayudó a Coastal, y llegó a las semifinales de la Premier League de Taranaki en julio de 2016.

La familia Barret son granjeros de productos lácteos y acumulan unas 200 cabezas de ganado. Viven en Nueva Plymouth, una localidad de 75.000 habitantes ubicada junto al Mar de Tasmania. Desde pequeños en casa tenían el llamado “Barrett Cricket Ground”, en la parte trasera de la casa, donde jugaban largas horas al rugby. Kevin comenta que ese es el secreto “Eso es todo lo que hicieron; simplemente patearon bolas. No hubo Playstations, no las teníamos. Estaba fuera pateando el oval”, “Los chicos aprendieron mucho en el césped de la parte de atrás”, “Fue solo habilidades”.

A finales de 1999, la familia Barrett decidió ir a vivir durante 15 meses a Irlanda. Kevin y Robyn querían saber lo que era vivir fuera de Nueva Zelanda. Las raíces de la familia Barrett son irlandesas. Los abuelos de Kevin nacieron en Nueva Zelanda, pero sus padres eran irlandeses. Allí jugaron al Futbol Gaélico, donde los niños, sobre todo Kane y Beaudy, dominaron el deporte y mejoraron sus habilidades. Seguramente Beauden Barret chute esas patadas cruzadas tan bien gracias a su experiencia en el GAA.

En 2001 regresaron a Nueva Zelanda, los hermanos empezaron a jugar al rugby dejando a todos los aficionados impresionados de lo talentosos que eran esos hermanos, aunque también es conocida su gran afición al golf. Kevin, declaró para un periódico local, “Kane y Beauden siempre jugaban juntos porque solo había un año entre ellos. Scotty estaba solo, Jordie y Blake estaban juntos. Teníamos tres equipos para seguir. Eran tres partidos y siempre la misma rutina de cada mañana: levántate, ordeña las vacas a las cinco y media, luego conduce media hora hasta New Plymouth o cinco minutos por la carretera a Rahotu, o una hora a Hawera, donde los niños jugaban. “Siempre teníamos cosas que hacer. Rob llevaba  a dos chicos y yo a los otros dos en otra dirección “. Kane fue el primero en destacar, brillando en el instituto Francis Douglas Memorial College, donde estudiaron los otros cuatro hermanos. Destacar a otros alumnos famosos de rugby de la institución de New Plymouth incluye a Conrad Smith y al ex entrenador de los All Blacks, John Mitchell.

Kane jugó dos años con Escuelas de Nueva Zelanda, con Beauden y Scott siguiendo sus pasos en los años que siguieron. Beauden, era “niño blanco flaco” en Taranaki, y no fue titular cuando formó parte del equipo nacional de escuelas.

Beaudy jugó para los Sub 20 de Nueva Zelanda, tras fichar por Taranaki como Kane antes que él. Siguió un contrato de Super Rugby con los Hurricanes para ‘Beaudy’, luego un debut de All Blacks en 2012 contra Irlanda. Jordie y Scott jugaron con Canterbury la Mitre 10 Cup hasta fichar por Hurricanes y Crusaders respectivamente, hasta llegar a los All Blacks.

Los hermanos Barrett todavía regresan a casa tan a menudo como pueden, mientras que Kane y Blake viven cerca de la granja familiar. Esas vistas desde el faro, sus amadas vacas y el apreciado mar hacen que no dejen de visitar a sus padres. Aunque sus hijos se hayan mudado, Kevin y Robyn siguen estando entretenidos con sus tres hijas, Jenna, Zara y Ella, les mantienen ocupados nadando, surfeando y  bailando.

Hasta aquí la pequeña pero larga historia de los Barrett, una familia llena de rugby. Ya puedes empezar a ver sus partidos, te enamorarás de cada una de las facetas de estos tres grandes jugadores.

 

Salud y rugby