A 1 punto de la gran Italia

españa-italia-rugbyHace ya muchos años hubo dos países europeos que tuvieron una relación rugbística peculiar: ambos países comparten mar, el Mediterráneo, estamos hablando de Italia y España. Su relación duró hasta que se despidieron de los países que forman la FIRA.

Este distanciamiento tiene un año y un lugar concreto: fue en 1993 en la Ciudad Universitaria de Madrid, en el Central, donde España perdió el partido de una manera escandalosa y por un resultado muy abultado. No fueron sólo los números finales del marcador los que hicieron daño, si no también la manera con la que nos barrieron. Un año atrás sólo nos separaba un mísero punto, algo insignificante, y aquello que separaba España de los grandes fue eliminado doce meses más tarde.

La diferencia entre ambos países la hizo el dinero: los patrocinadores ponían el nombre de su marca a los equipos, el conocido y gran equipo italiano Bennetton de Treviso era conocido anteriormente como Assoziacione Spotiva Rugby Treviso, y fue en 1979 cuando la marca italiana puso mucho dinero para poder poner su nombre al club y ayudarle a hacerlo aún más grande de lo que era y que pudiese jugar con los mejores. Algunos de los jugadores, tenían el lujo de poder jugar en dos ligas distintas ya que aún no era, el rugby, un deporte profesional. Había jugadores que jugaban en la liga italiana y después se iban al extranjero o a otro hemisferio a jugar otras ligas que por tiempo y lugar no se hacía en los mismos meses del año. Muchos de ellos ganaban dinero como para que sus fortunas en poco tiempo se hiciesen tan grandes que tenían la categoría de ser ricos. Tenían la gran suerte, en los tiempos que corrían, de poder ganar mucho dinero con el balón ovalado.

Gracias a todas las empresas privadas que ponían mucho dinero y ofrecían a los clubes grandes presupuestos para poder fichar y poder crecer, teníamos que sumarle la estrecha relación entre dos países, un europeo, Italia y otro sudamericano, Argentina. Ya era bastante usual ver a buenos jugadores argentinos jugando en la liga italiana y algunos con la selección como para que los clubes tuviesen es sus manos grandes fortunas para poder fichar a los mejores en un país donde el rugby es uno de los deportes más importantes. Todo esto hizo que su nivel de juego aumentase de forma escandalosa, diferenciándose de su vecina España y el distanciamiento de puntos en el ranking fuese tan grande que fue imposible alcanzar a nuestros vecinos. De ese modo, en 1987, les invitaron a disputar su primera Copa del Mundo de Rugby. De esta manera España vio, en el año 1991, como las puertas al paraíso del rugby se cerraban y perdían la oportunidad de jugar con los mejores y en la mejor competición. Antes de que pasase todo esto ambos selecciones mediterráneas jugaron seis partidos, con tres victorias españolas, un empate y dos derrotas. Hasta el año 1993 donde se pudo ver un gran cambio. En 1992 se perdió por un solo punto, el resultado final fue 21-22 a favor de los italianos. Los aficionados españoles se fueron contentos a casa ya que los leones hicieron un gran juego frente una gran potencia como empezaba a ser Italia. Un año más tarde el resultado final del partido iba a ser 0-52. Des de entonces sólo han sido que derrotas, una tras otra, sin poder hacer nada ni tener la oportunidad de poder jugar un partido de tu a tu a una selección italiana, que gracias a los factores que hemos nombrado anteriormente, dio el salto de calidad que España no tuvo la oportunidad o el acierto de poder hacer. Todos los partidos disputados con esta selección hasta la actualidad han tenido el mismo final.

Es muy grande la envidia que da ver a los italianos juegar con los mejores y pensar que nosotros estuvimos a punto de dar ese salto que por ciertas cuestiones que no sabemos, o no queremos revelar, no lo hicimos. Italia fue más inteligente, astuta y espabilada que nosotros y por eso ahora los aficionados italianos disfrutan cuando ven a su XV jugando frente a las más grandes potencias del rugby mundial. Es cierto que han perdido la gran parte de sus partidos por no decir casi todos, pero en 2011, ya la ganaron antes en 1997 pero en ese partido no estaban sus mejores jugadores, ganaron a Francia y en 2013, en el Torneo Seis Naciones ganaron a Francia por 23-18. Se esta viendo como Italia poco a poco deja de ser la cenicienta del torneo y empieza a resurgir entre sus cenizas. Los rivales ya no la ven como un floja selección y esto con los años y trabajo se irá confirmando a base sumar victorias.

Después de muchos años de aquel salto, España tiene un largo y duro recorrido para poder alcanzar el nivel que años atrás ya había logrado. Tiene que volver a disputar un Mundial, tiene que volver a estar entre los mejores, tiene que estar allí y que sea reconocido como una gran potencia del rugby.

Con trabajo, sacrificio, ganar, esfuerzo y entrenamiento la distancia a la cima es más corta.

Salud y rugby