Delanteros y 3/4, un conflicto eterno

De todos es sabido que hay una guerra dialectal entre los delanteros y los ¾. Es una guerra que viene de muchos años atrás. Hemos hecho una descripción de todas las posiciones desde los delanteros hasta los ¾.

Los delanteros

La primera línea
Son, como dicen ellos, los hombres del equipo. Auténticos bebedores de cerveza, hombres sin fondo estomacal, grandes, gordos y con una fuerza descomunal. La melé es su pasión y su religión. Desean que a los ¾ se les caiga la pelota para rodearse, como dicen ellos, de los segundas que empujan y los terceras que más que ayudarles les estorban. Los ¾ les suelen describir como hombres feos, peludos, gordos y tontos. Están en lo más alto de la cadena alimenticia. Son básicos tanto en el campo como fuera de él.

La segunda línea
Al ser delanteros, ellos también se describen como hombres, aunque la primera línea lo ponga en duda. Son animales larguiruchos, con auténtica fuerza y comedores de hierba. Les encanta pisar a los rivales y esa anécdota será contada por ellos una y otra vez. Son básicos y sencillos. Los pilares se ríen de ellos ya que están por debajo en la cadena alimenticia, pero les aceptan y respetan ya que están dentro de los ocho delanteros. Están en pelea constante con los primeras por si suben o bajan en la melé. Son los saltamontes del equipo, ya que normalmente son los saltadores en la touch.

La tercera línea
Delanteros con cuerpo de ¾. Físicamente perfectos, presumidos y sin saber cuál es su función dentro de la melé. Los delanteros los discriminan por parecerse a los pequeños ¾. Se preocupan más por su pelo que por jugar a rugby. En vez de tener un bucal en el calcetín, llevan un cepillo para peinarse. Hay terceras que se empeñan en parecerse a un delantero típico, pero no pueden ya que su genética no se lo permite; otros, cuando tienen el balón se ponen a hacer filigranas con él. Dentro de los delanteros son los hermafroditas.

Los 3/4

El medio de melé
Es un ¾ que intenta parecerse a un delantero; es un querer y no poder. Los delanteros lo definen como la niña gorda y sexy de los ¾. Cierto es que es el ¾ más fuerte, pero no quita que sea una medio nena, como lo definen los delanteros. Los delanteros lo respetan por ser el encargado de sacar el balón de la melé y abrirlo a la línea para que a estos se les caiga y los delanteros tengan el placer de hacer otra melé. El medio melé lleva el número 9, por lo tanto tiene el honor de tener el número más bajo de los ¾ y el que más se parece a un delantero.

El medio de apertura
Es el cabecilla de los ¾. Tiene el dudoso honor de ser ese líder que necesitan los ¾. El que intenta pensar. El que canta las jugadas, mal, pero las canta. Tiene una vocecita de pitufo. El 10 tiene dos funciones: dar un pase cuchara a los ¾ y ser la colchoneta de los terceras. Los delanteros le llaman la monitora de aeróbic de los ¾, ya que su objetivo es dirigir a su grupo de niñas. Todo entrenador dice que hay que protegerlo, pero, nos preguntamos, ¿por qué tenemos que proteger a alguien que golpea el balón con el pie?

Los centros
Podemos distinguir dos tipos: los caballos salvajes y las mariposas. El primero es el que todo equipo quiere, el que plantea ganas de batalla y juego, pero raramente se encuentra. Es un animal en peligro de extinción. La mariposa es la que más se encuentra y todos los centros lo son en cierto modo. No les gusta el contacto, son llorones y sólo piensan en un abrazo de su novia cuando les hacen daño. Siguen siendo unas niñas como toda la línea. Los centros son los metrosexuales de la línea, ya que llevan en la bolsa de deporte una colección de productos de estética. Odian jugar en barro porque su piel se mancha.

Los tres marginados de atrás
Son los tres marginados del equipo. Hay tres tipos: dos alas y el zaguero. Son los únicos jugadores que acaban limpios después de un partido. ¿Cómo puede pasar una cosa así? Son las señoritas de los ¾. Después de un partido salen con el mismo peinado que cuando entraron, ya que no entran casi nunca en juego. Están en los rincones del campo jugando a las cartas del UNO a solas y vacilan de ganar siempre. Podemos decir que más que jugadores de rugby son un bonito decorado.

 

Desde Blogderugby.com queremos dejar claro que todas las descripciones hechas son en clave de humor y sin ninguna intención de ofender a nadie. Deseamos que todo el mundo se lo tome así y se ría leyendo el artículo. Respetamos a todos los jugadores de un equipo de rugby, ya que uno de los valores del rugby es el respeto. Hemos querido hacer este post para parodiar un poco la guerra entre los delanteros y los ¾, nada más.

 Salud y rugby